Buscar
  • Lic. Florencia Casabella

Melanie Klein y el juego

¿Qué representa el juego en la teoría de Melanie Klein?


El papel del juego en la teoría psicoanalítica de Melanie Klein es fundamental. Es, en la historia del psicoanálisis, la precursora del análisis con niños, justamente por otorgarle al juego un papel fundamental en lo que es la técnica psicoanalítica con niños.


Hasta Freud, digamos, el análisis con niños no era considerado dentro de las posibilidades con los recursos que Freud había desarrollado como parte de su técnica, porque la base de la técnica psicoanalítica con Freud es la asociación libre: esa regla fundamental que es decirle al paciente “diga todo lo que se le ocurra y no se detenga ante los puntos que le ocasionen vergüenza, asco, moral".


Esa regla fundamental era, en términos de psicoanálisis con niños, difícil de ser enunciada. Y de igual modo, la asociación libre a la cual se somete el paciente cuando comienza un análisis, es decir, decir todo eso que se le ocurre, también era difícil, o en términos de lo que es el trabajo con niños, difícil de pensarse cómo podía ser practicable. Lo que hace Melanie Klein es decir “hay una posibilidad de un análisis con niños, hay una técnica posible, y esa técnica es la técnica del juego”.


Entonces, el juego en el niño es el equivalente a la asociación libre del adulto. El niño cuando juega asocia libremente. Le otorga a cada juego, a cada juguete, a cada eslabón del juego, digamos, le otorga un valor significante. Un mismo juego, un mismo juguete, un mismo elemento, un mismo objeto puede representar diferentes significantes durante una misma sesión o en diferentes momentos, y para cada niño puede representar una significación diferente. Es decir que el juego en la técnica psicoanalítica de Melanie Klein es la asociación libre.


¿Cómo se interpreta aquello que el niño hace en el juego sin que sea una posición subjetiva del analista?


Es interesante la pregunta porque, digamos, en el análisis con los adultos uno podría decir que el psicoanalista devuelve al sujeto que habla eso que dijo, con Lacan decimos “su propio saber en forma invertida”. O sea, cuando el paciente habla, lo que el analista hace es devolverle de alguna manera algo de lo que el sujeto dijo con una interpretación pero, digamos, lo que el paciente dijo es ya una interpretación. Lo que el analista hace es devolvérselo para que el sujeto se escuche aquello que dijo.


Una de las reglas fundamentales trabajadas por Freud es la regla del “tú lo has dicho”. Cuando una persona en situación de análisis dice algo, lo que el analista hace es devolverle eso que dijo bajo el enunciado de “no soy yo quien lo dice, sino que sos vos quien lo dice”. Ese trabajo en términos del psicoanálisis con niños no pasa por, para decirlo de alguna manera, por las palabras necesariamente, sino que el mismo modo en que el analista responde a la asociación libre por la vía del juego en el niño, es jugando.


El analista juega con el niño. Por eso, en lo que es el trabajo con niños se trata, no sólo es establecer la propuesta o de ofrecer al niño los elementos para que el niño juegue, sino también de que el analista tenga la disposición de sentarse a jugar.


¿Cuáles son los desafíos de esta técnica del juego con niños?


Yo creo que efectivamente el psicoanálisis con niños plantea otro grado de complejidad respecto de esta técnica de asociación libre a través del juego. Me parece que las dificultades que se presentan en el análisis con niños tienen que ver justamente con las posibilidades que admite el juego. Es decir, tenemos niños que juegan siempre con lo mismo, niños que no juegan, no les gusta jugar, no quieren jugar, niños que se niegan a estar con personas que no conocen y ante lo cual el trabajo del analista tiene sus dificultades porque cuesta tal vez establecer un primer vínculo.


En particular, Melanie Klein trabajó mucho con niños, muchos con patologías muy graves. Patologías que hoy podrían, clínicamente asemejarse a autismos severos o a psicosis infantiles, y el modo que tenía Melanie Klein que a mi me parece que es la clave de la posición del analista con niños, es el de suponer siempre un sujeto en ese niño. Suponer siempre que hay un sujeto ahí dispuesto a análisis o con posibilidades para ser analizado, para entrar en el dispositivo del análisis, y ante el cual la cuestión es establecer la propuesta del juego.


Hay un caso muy famoso de un paciente de Melanie Klein, es el caso más famoso, que es el caso “Dick”, de un niño que cuando yo leía el caso clínico, me parecía a veces estar leyendo fragmentos o historiales de pacientes de la actualidad, es decir pacientes que actualmente atendemos en la institución o pacientes que he atendido yo, y lo que Melanie Klein observaba en este niño, es que era un niño que se mostraba absolutamente indiferente ante las personas y ante los objetos de su alrededor incluidos los juguetes, los juegos, las propuestas.


No manifestaba ningún malestar frente a la ausencia de su madre o de la persona que lo cuidaba, es decir, podríamos definir que se presentaba con una apatía y una indiferencia absolutas, y ahí, hacer entrar a ese niño en el dispositivo del análisis a través del juego tuvo una dificultad que fue que ese niño no tenía interés en jugar. Entonces, el modo en que Melanie Klein introduce el juego e introduce al niño en el análisis, es jugando ella. Es ella quien propone el juego, arma el juego, asigna a una serie de trenes los nombres de la composición familiar de Dick, digamos, “tren papá”, “tren mamá”, “tren Dick” y arma un juego frente al cual el niño se ve convocado.


Las dificultades con las cuales se puede enfrentar el analista de niños en el trabajo con niños, se resuelven jugando.


117 vistas

Follow me

© 2020 
Proudly created with Wix.com

Buenos Aires, Argentina
 

  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook Clean