Buscar
  • Lic. Florencia Casabella

De la angustia de Freud al Ataque de Pánico

La angustia fue un tema que interesó a Freud desde los inicios del psicoanálisis. A lo largo de toda su obra la angustia como concepto se fue modificando en función del modo en que Freud podía dar cuenta de ella en la clínica.


En 1894, acompañando sus estudios sobre la histeria, Freud intercambia una serie de cartas con su amigo Fliess. En una de sus respuestas, Fliess interroga a Freud acerca del papel de la angustia en las neurosis bajo la pregunta: “¿Cómo se genera la angustia?” dando lugar a la escritura de lo que fue publicado como el Manuscrito E.

Por aquel entonces, todos sus estudios relativos a los procesos psíquicos eran estudiados por Freud en términos de la Ley de Constancia, entendida como la tendencia del aparato psíquico a defenderse de cualquier representación que pudiera acrecentar el displacer. La homeostasis del aparato psíquico era vivida como placer y era condición de ese estado de placer un displacer previo que aumente la energía psíquica y una acción específica que produjera la disminución de ese displacer llevando al aparato psíquico al estado de placer.

En este sentido cuando reaparece en el cuerpo el estado de tensión que produce displacer (por ejemplo, el hambre) el aparato opera por la vía de la alucinación (por ejemplo, del alimento) acrecentando ese estado de displacer que a través de una acción específica (la provisión del alimento) se cancela y alcanza el placer. Placer y displacer así entendidas son entonces representaciones.

Lo que Freud desprende rápidamente de sus observaciones es que la Ley de Constancia no resulta suficiente para comprender lo que ocurre con las representaciones sexuales.

¿Qué ocurre con aquellas representaciones de vivencias sexuales que provocan en el aparato psíquico un displacer aún mayor que el de la vivencia sexual en sí misma?

Una de las primeras afirmaciones freudianas es que no siempre que hay placer en el sentido de la cancelación del estímulo hay satisfacción así como no siempre que hay displacer en el sentido del aumento de la tensión hay insatisfacción.

En su Manuscrito E y en respuesta a la pregunta de Fliess: “¿Cómo se genera la angustia?”, Freud anticipa: “La angustia neurótica guarda estrecha relación con la sexualidad”.

Ahora bien, ¿dónde se origina? La fuente de la angustia no se debe buscar en lo psíquico. Se sitúa en lo físico, lo que produce angustia es un factor físico de la vida sexual.

Encuentra Freud un factor común a todos los casos en los que halló angustia: la abstinencia. Ya sea por degeneración (en el sentido de desviación de la meta), por senilidad, por un intento de sofocación de la sexualidad (como en los casos de abstinencia forzosa o forzada) o por un desarrollo deficiente de la sexualidad; en todos los casos, el resultado es el mismo: la acumulación de la tensión sexual física. Es decir, un aumento de displacer en el aparato psíquico.

¿Cómo se genera la angustia? En principio, un aumento de la tensión física es seguido de una descarga insuficiente o inhibida. Es decir, en términos del principio de constancia, aumenta el displacer en el aparato psíquico pero la acción que debería producir el cancelamiento de ese displacer es insuficiente. La acumulación de la tensión física se muda en angustia puesto que no halla una representación psíquica en el aparato para anudarse.

“La angustia no admite ningún tipo de derivación psíquica”, dice Freud.

En este sentido, ¿de dónde viene la angustia? Porque si bien es cierto que la fuente de la angustia está en lo físico, ¿quién siente la angustia? El cuerpo siente la angustia, la angustia está en el cuerpo. Aunque esto no sea suficiente, hasta acá llega Freud hasta ese entonces.

¿Por qué la mudanza es en angustia? Porque los síntomas de la angustia toman las vías de inervación que tomaría la tensión física sexual en caso de satisfacerse (palpitaciones, disneas, transpiración).

Hasta el momento en nada se diferencia esta descripción de la angustia de los actualmente conocidos ataques de pánico que se presentan como un conjunto de síntomas en el cuerpo sin representación psíquica alguna que pueda dar cuenta de eso.

36 vistas

Follow me

© 2020 
Proudly created with Wix.com

Buenos Aires, Argentina
 

  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook Clean